La OMS insta a ratificar el protocolo contra el comercio ilícito de tabaco

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pide a los Estados miembros que ratifiquen el protocolo para acabar con el comercio ilícito de productos de tabaco, una medida que permitiría a los gobiernos recaudar anualmente unos 3.000 millones en concepto de impuestos.

La medida, además, permitiría a los países mejorar la salud pública, contribuir a reducir la delincuencia y eliminar una fuente de ingresos importante para la industria tabacalera, según la OMS, que mañana presentará en Madrid esta iniciativa y entregará al gobierno español el Premio del Día Mundial sin Tabaco.

Esta petición la dirige la OMS tres días antes de que se celebre el Día Mundial sin Tabaco y lo hace porque hasta la fecha sólo ocho países ratificaron el protocolo, una cifra por debajo de los cuarenta necesarios para que se convierta en un instrumento jurídico internacional.

Cuando así sea entrarán en vigor las disposiciones del protocolo relacionadas con la seguridad de la cadena de suministro, el fomento de la cooperación internacional y otras medidas de protección.

En ello ha incidido la directora general de la OMS, Margaret Chan, porque el protocolo "ofrece al mundo un instrumento jurídico único para combatir y, a la larga, acabar con una compleja actividad delictiva".

Y de aplicarse plenamente, según Chan, permitirá "llenar las arcas públicas y aumentar el gasto sanitario".

El protocolo es un tratado internacional en sí mismo, negociado por las partes en el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT), que fue ratificado por 180 Estados.

En virtud de lo que establece su artículo 15, los países se comprometen a eliminar todas las formas de comercio ilícito de productos de tabaco.