Una musulmana estadounidense gana un pleito contra Abercrombie al ser rechazada por llevar el velo

 

La Corte Suprema de Estados Unidos ha fallado a favor de una joven musulmana que fue rechazada por la marca de ropa Abercrombie & Fitch Co por llevar puesto el 'hiyab'. La firma no contrató a Samantha Elauf por no cumplir con la política en lo que a vestimenta se requiere que deben cumplir los vendedores en las tiendas.

La Ley estadounidense obliga a los empleadores a ser "razonablemente flexibles" con las creencias religiosas de sus empleados, siempre y cuando estas ideas no supongan un problema para el negocio.

Los hechos ocurrieron en una tienda que Abercrombie & Fitch Co tiene en Tulsa (Oklahoma) en 2008, cuando la joven tenía 17 años. A la entrevista acudió con el 'hiyab' pero no dijo que fuera musulmana.

"Yo era un adolescente a quien le encantaba la moda y estaba desendo trabajar para Abercrombie & Fitch", afirmó en un comunicado Elauf después de conocer que siete años después la Justicia le había dado la razón.

 
 

El Tribunal ha dictaminado que Abercrombie violó la Ley de Derechos Civiles de 1964, que prohíbe la discriminación por creencia o prácticas religiosas. Grupos de judíos, sijs, cristianos, gays y lesbianas mostraron su apoyo a Elauf.